El nuevo carrito de compra no tiene ruedas, no las necesita y no las necesita porque es un carrito virtual, es más, la expresión “carrito” tiene aquí un sentido metafórico, refiriéndose más que a un carro genuino, a las mismas compras, a las cosas que se compran. Obviamente, estamos hablando de compras online o por Internet, a esto hace referencia la expresión “nuevo”. Y es que, con la irrupción de Internet nuestros hábitos de compra han cambiado completamente y, por extensión, nuestro carrito de la compra, como veremos a continuación.

El aumento de la oferta

Con la aparición de Internet y con el auge del comercio online ha venido emparejado un aumento de la oferta de productos, lo cual ha generado una demanda creciente. Así, vemos como van apareciendo nuevas ofertas en belleza, ocio, entretenimiento, etc. lo que hace que nuestro carrito de la compra se llene de nuevos productos, ampliando la diversidad de los que lo componen.

El nuevo concepto de comercio

Cuando hablamos aquí de comercio no nos referimos a la transacción comercial misma, sino al lugar en el que esta se realiza. En el sentido tradicional, el lugar era un espacio físico, esto es, una tienda o un centro comercial. Ahora las compras se realizan desde casa, a un nivel físico y, desde un punto de vista virtual, desde una página web o tienda online.

La tienda online, por su parte, puede constar de un solo producto, tal vez de elaboración propia, puede estar especializada en un único sector (viajes para excursiones de estudiantes, barajas de tarot o aventuras gráficas de los años 90, por citar solo tres ejemplos habituales) y tiendas online en las que se venden productos heterogéneos, donde tienen ofertas en salud en una de sus páginas y Spas en otra. De este modo, un se trata de un nuevo concepto de comercio que conlleva un nuevo concepto de tienda.

Comprar con información

El cliente, por su parte, tiene ante sí la posibilidad de realizar sus compras contando con más información. Esta forma de consumo, más positiva y responsable, permite al cliente no solo cometer nuevos errores en sus compras, sino comprar con mayor confianza, encontrar ofertas y descuentos (por ejemplo a través de Groupon), conocer las opiniones de otros clientes sobre los productos que desea adquirir, etc.

Así pues, nos encontramos con que el nuevo carrito de la compra es más diverso en cuanto a su contenido, en la medida en que hay una mayor oferta de productos y un nuevo concepto de tienda, en la que queda patente esta diversidad de productos, haciéndola accesible al consumidor. Por otra parte, el consumidor, puede hacer una compra más responsable, en la medida en que tiene ante sí una gran cantidad de información, en la mayoría de los casos producida por instancias independientes, lo que hace que su carrito de la compra sea más selecto y que dicha selección esté fundada en un poso de información independiente.